NOCHE DE CIRCO

el sonido y el cine

CÓDIGOS SEMÁNTICOS: ‘El jinete pálido’.

Esta serie de experimentos tratan de evidenciar que el texto sonoro de una secuencia audiovisual determina la experiencia emocional y subjetiva del observador. Para ello hemos modificado el sonido ambiente _o bien la música extradiegética_ de diferentes clips de vídeo y evaluado el grado de congruencia alcanzado entre el texto visual original y el nuevo texto sonoro (modificado).

 

1.’El jinete pálido’, (Clint Eastwood, 1985): versión 1/4.

Extracto musical: ‘Take me back’ compuesta por Matthew Herbert en 1996.

Minimalismo electrónico puesto al servicio de la tradicional estética del western. La ruptura de códigos es absoluta, sin embargo, nos encontramos ante uno de los hallazgos mejor resueltos de esta práctica ya que es la única, de las cuatro acometidas, que mantiene la tensión dramática propuesta por Eastwood en su proyecto original. La ausencia total de interreferencialidad entre música e imagen posibilita tal logro pero abre el abismo terrible de la obsolescencia programada ya que, en poco tiempo, tornaría el producto cinematográfico en algo no funcional, inútil y envejecido.

CONGRUENCIA: 3 (sobre 5).

 

2. ‘El jinete pálido’, (Clint Eastwood, 1985): versión 2/4.

Extracto musical: ‘Suite del hombre tranquilo’, compuesto por Víctor Young para la banda sonora de ‘The quite man’ (John Ford, 1952).

Aunque Víctor Young escribió algunas de las más populares bandas sonoras para western, ‘The quite man’ no iba dirigida a ambientar dicho género cinematográfico (la acción dramática de ‘El hombre tranquilo’ transcurre en Irlanda). La pieza musical seleccionada para este experimento, sin embargo, resuelve correctamente las escenas de los títulos de créditos de ‘El jinete pálido’ gracias a que emplea códigos estéticos que, en el momento de su composición, estaban sentando las bases del cliché cinematográfico del western y que nosotros, como espectadores del siglo XXI, hace tiempo que tenemos normalizados (Víctor Young fue uno de los primeros compositores académicos especializados en la creación de bandas sonoras para cine. Él y otros inventaron dichos clichés).

Aunque esta pieza musical fluye correctamente junto al texto visual (estableciendo, incluso, sincronías a nivel expresivo entre la imagen y el sonido), lo cierto es que transforma radicalmente la experiencia del espectador que contempla la secuencia. Si el proyecto original de Eastwood resulta innovador y eficaz es porque construye su tensión dramática únicamente a través del montaje de las escenas y un pulcro ejercicio de naturalismo sonoro. En comparación, el presente experimento resulta estereotipado y convencional. Por otro lado, imprime a la película una personalidad algo trasnochada e infantil, transformándola en un canto al estilo de vida del medio oeste americano que de ningún modo permite anticipar un clima de tensión que, por tanto, no satisfaría las necesidades expresivas del proyecto original de Eastwood.

CONGRUENCIA: 4 (sobre 5).

 

 

3. ‘El jinete pálido’, (Clint Eastwood, 1985): versión 3/4.

Extracto musical: ‘Take me home. Country roads’  escrita en 1971 por John Denver e interpretada en esta versión por Elvis Presley.

Un ejemplo más de que, en ocasiones, ciertas imprecisiones historicistas pueden favorecer a la narrativa audiovisual. Quién sabe cómo interpretaría este experimento un radical del folk americano, ya que el estilo musical de ‘Country roads’ es mucho más evolucionado que el que se espera de la época histórica retratada en la película. Pero el caso es que funciona. Introduce, al igual que la versión anterior, ciertos contenidos dramáticos inexistentes en la cinta de Eastwood al tiempo que cancela otros, lo mismo que ocurre con el experimento de Young. Este caso, sin embargo, parece acercarnos a una experiencia más nostálgica e intimista.

CONGRUENCIA: 4 (sobre 5).

 

4. ‘El jinete pálido’, (Clint Eastwood, 1985): versión 4/4.

Extracto musical: ‘Samba dees days’ interpretada por Stan Getz y Charlie Bird (1967).

Definitivamente un experimento fallido. Falta de correspondencias en todos los niveles: rítmica, expresiva, temporal, espacial y conceptual. Resulta tan inoperante que sólo podría encajar dentro del género del absurdo.

CONGRUENCIA: 1 (sobre 5).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 febrero, 2015 por en Códigos semánticos y etiquetada con , , , , , , , , , , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: